30/07/2020 cuita tu coche verano

Cuida tu coche del calor este verano

Cuida tu coche del calor este verano

Llegó el verano y con ello las ganas de salir, realizar viajes y excursiones con nuestro vehículo. Te advertimos que el calor y las altas temperaturas pueden acabar por afectar negativamente a tu coche, de hecho, el pasado verano de 2019 alrededor de 14.000 vehículos necesitaron de asistencia en la vía, representando un 35% averías en el sistema de climatización.

Las altas temperaturas son un importante enemigo para algunos elementos de tu vehículo, el verano puede dañar el motor y su eficiencia, así como la actividad del sistema de climatización y aire acondicionado es bastante sensible al calor.

Para que realices tus excursiones en verano de forma segura y sin perjudicar a tu vehículo ni a componentes esenciales cuya avería puede acarrearte costes importantes, te mostramos a continuación una serie de recomendaciones que conviene que tengas en cuenta antes de ponerte manos al volante:

Atención a la temperatura del motor

Como ya hemos dicho, el calor afecta negativamente al motor de tu vehículo, perdiendo este potencia. Por ello, es importante que prestes atención a la temperatura que el motor alcanza, siendo la temperatura óptima aproximadamente unos 90 grados, la cual debería alcanzar pasados alrededor de entre 5 y 10 minutos desde que el motor se encuentra en frío.

Para comprobar la temperatura del motor, mira el indicador, el que se encuentra normalmente al lado del indicador del combustible en el salpicadero. Para que el motor no llegue a quemarse, observa que la temperatura del motor nunca llegue a la parte roja, si lo hace, para liberar el calor del motor pon al máximo la calefacción del coche como medida de urgencia.

Cuida el aire acondicionado

En verano muchas veces las altas temperaturas se hacen poco soportables para conductor y pasajeros y esto nos obliga a hacer uso del aire acondicionado. Si adviertes que tu coche no funciona como debería, es probable que el causante sea el aire acondicionado, por lo que en verano sobre todo es momento de comprobar el buen funcionamiento de este sistema de manera más asidua, siendo la avería más común por parte de este elemento la pérdida de gas.

Revisa la presión de los neumáticos

Antes de iniciar el trayecto, es recomendable revisar la presión de las ruedas, ya que el calor, y más de conducimos rápido, hará que los neumáticos alcancen una elevada temperatura, pudiendo agravarse la avería si los neumáticos presentan una presión baja en exceso, lo que hará disminuir su vida útil. En épocas de calor gran parte de las averías de los vehículos son consecuencia de las elevadas temperaturas a las que se enfrentan los neumáticos sobre el asfalto.

Evita que los frenos se sobrecalienten

Para cuidar los frenos, en verano conduce de manera más calmada y en las bajas largas utiliza marchas más cortas para así hacer menos uso del freno. Esto ayudará al buen mantenimiento de los frenos, puesto que a altas temperaturas es habitual que los frenos se sobrecalienten, ya que como para que el coche frene, las pastillas deben rozar contra el disco de freno, generando con ello calor, la temperatura será aún mayor en verano por el calor del exterior, dificultándose su refrigeración. Si no prestamos atención al cuidado de los frenos, estos podrán acabar por frenar menos y los discos por desfigurarse.