segundamano

Consejos para tratar de disminuir la depreciación de tu vehículo

Consejos para tratar de disminuir la depreciación de tu vehículo

La depreciación de los automóviles es bastante más severa que en otros muchos bienes, esto es, con el uso del vehículo y el paso del tiempo, tu coche perderá valor de forma significativa. Tanto es así, que perderá un 18% aproximadamente de su valor nada más lo saques del concesionario, aumentando este porcentaje de forma considerable con el paso de unos cuantos años, pudiendo llegar a perder más de la mitad de su valor.

Por ello, es lógico que si te estás replanteando la adquisición de un nuevo vehículo un factor a tener en cuenta sea cuanto se depreciará si decides venderlo en un futuro. Aunque la pérdida de valor del vehículo dependa de factores incontrolables, como el estado del mercado de automóviles en ese momento, hay otros a los que si podrás prestar atención para tratar de disminuir la depreciación, por ejemplo, el tipo de vehículo que vayas a comprar.

En este post te indicamos una serie de trucos para que trates de conservar el valor de tu coche evitando una devaluación excesiva, pero te advertimos de que su depreciación es inevitable y no existen trucos de magia para evitarla.

Cómo afecta la depreciación según el tipo de vehículo

Si estás pensando en comprar un coche nuevo y te preocupa la depreciación que este pueda sufrir, lo primero será elegir con cautela la clase de vehículo. Al no estar tan demandados, los coches diesel sufren una devaluación acusada con los años; mientras, debido a la gran búsqueda de coches SUV hoy en día, estos pierden mucho menos su valor, siendo más fácil de vender en un futuro. Por ello, si piensas en la depreciación, localiza qué coches de segunda mano se venden más, ya que te será más fácil de vender tal modelo posteriormente.

A pesar de lo declarado anteriormente, en el mercado siguen habiendo muchos coches diesel que aún se tratan de una buena oportunidad; mientras, los coches eléctricos se presentan como el ideal para las zonas urbanas. Asimismo, también es importante contemplar la compra de un vehículo con pocos kilómetros o de KM0, ya que, como hemos dicho anteriormente, existe una notable depreciación del coche nada más este salga del concesionario.

Atento también a si dentro de poco saldrá un nuevo modelo del coche que estés pensando en comprar, pues este dentro de poco tiempo sufrirá una devaluación más acentuada.

El coche de segunda mano también puede ser de interés

El coche ya usado ya habrá perdido su valor, por lo que si te interesa su adquisición, deberás prestar atención a otros factores.

El primero de ellos y más importante respecto a la depreciación que pueda seguir teniendo, es atender al estado del vehículo, para ello puedes pedir todo su historial y comprobar si todas las revisiones están en regla, también puedes investigar el número de titulares o propietarios que ha tenido.

Además, aunque no lo parezca, el color del vehículo también afecta a su depreciación, siendo los de colores neutros, plateados, negros y blancos los que menos pérdida de valor sufren.

Cómo tratar de mantener su valor una vez lo hayas comprado

  • El valor del vehículo será mayor o menor según el número de kilómetros que hayas realizado, así como si has velado por un buen mantenimiento y limpieza, ya que los coches con deterioros o sin buena apariencia serán más difíciles de vender
  • También es importante mantener el coche de serie, pues cualquier tipo de modificación aumentará su depreciación, pudiendo además no ser de agrado para el posible futuro comprador. Claro está, nos referimos a elementos distintos de la casa fabricante, aumentando todos los extras oficiales su valor
  • Estudia el mercado y el tipo de comprador al que busques vendérselo, pues, por ejemplo, será más viable la venta de un coche descapotable en primavera, o de otros en verano por ser la época en la que más jóvenes se sacan el carnet de conducir