neumatico coche

¿Cómo elegir los mejores neumáticos para mi coche?

¿Cómo elegir los mejores neumáticos para mi coche?

Si ya va tocando el momento de cambiar tus neumáticos, seguramente te preguntes cómo elegir los mejores neumáticos para tu coche. Los neumáticos son un elemento fundamental para garantizar la seguridad en carretera. La buena adherencia al asfalto depende de la buena calidad y el adecuado estado de las ruedas. Así, no es conveniente alargar la sustitución más de lo necesario.

Hoy en día encontramos multitud de neumáticos en el mercado. A continuación, te explicamos cómo saber qué neumáticos lleva tu vehículo y cómo elegir los más adecuados atendiendo a diversos factores, como el entorno, el clima y el estilo de conducción.

 

¿Cómo saber qué neumáticos lleva mi coche?

Si ha llegado el momento de cambiar los neumáticos de tu vehículo, deberás saber qué ruedas lleva tu coche.

Lo primero que debes tener en cuenta son las dimensiones del fabricante. No todos los neumáticos son compatibles con un vehículo, por lo que lo primero será identificar las medidas de tu neumático.

Estas medidas vienen expresadas en números y letras. Por ejemplo, 195/65 R15 110V. Podrás encontrar las medidas del neumático de tu coche:

  • En el flanco de cualquier neumático.
  • En el manual del titular del vehículo.
  • En la puerta del piloto o del copiloto.

 

¿Qué significan las letras y números del neumático?

Una vez identifiques las medidas del neumático, el siguiente paso será entender qué significan dichas letras y números. No te preocupes, entenderlas es más fácil de lo que parece, te lo explicamos a continuación:

Anchura del neumático

El primer número del código se corresponde con la anchura del neumático, esto es, la medida entre el punto más acho del flanco exterior hasta el más ancho del interior. Este número hace referencia a los milímetros, en nuestro caso “195”. Los neumáticos nuevos no pueden sobrepasar los 30 milímetros respecto a la medida del fabricante. Siguiendo con nuestro ejemplo, con una anchura de 195 milímetros no podríamos poner unos neumáticos de 225.

R: Ratio de altura y anchura

Aunque no son muy habituales, existen neumáticos diagonales. La R indica que el neumático es radial, como lo son la mayoría. A menor ratio, menor es la altura del neumático. A menos altura, la conducción será más brusca, ya que las esquinas se doblan más fácilmente. El ratio de un neumático se calcula dividiendo la altura del flanco entre la anchura. Por ejemplo, “65”.

También existen otras estructuras de neumático, como diagonal (D) y cinturada (B).

Diámetro de la rueda

Este valor nos indica el diámetro de la parte interior de la llanta en la que se instala el neumático. Se expresa en pulgadas, “15” por ejemplo. Normalmente el diámetro de una rueda es de 10-23 pulgadas.

Índice de carga

El índice de carga indica el peso máximo que un neumático puede soportar. Existe una tabla estándar que determina, siguiendo una presión de inflado, el índice de carga y peso que puede transportar un neumático. Por ejemplo, “110”.

Atender al índice de carga es de especial importancia cuando vamos a pasar la ITV. Obtendremos una ITV desfavorable en caso de montar unas ruedas con menor índice de carga. Esto es, está permitido montar unas ruedas de igual índice o mayor. Como vemos, es bastante importante comprobar que el índice de carga corresponde con la ficha técnica del vehículo.

Índice de velocidad

El índice de velocidad está bastante relacionado con la carga. El índice de velocidad indica la velocidad a la que un neumático puede transportar cierta carga sin perder seguridad. Al igual que el de carga, atiende a una tabla estándar. Este índice va desde los niveles más bajos (A), hasta el más alto (Y). No obstante, H se sitúa entre U y V. Siguiendo nuestro ejemplo, “V” correspondería a 240 km/h.

 

¿Cuál es el mejor neumático para mi coche?

A la hora de elegir los neumáticos para nuestro vehículo, encontramos ciertos factores merecedores de atención, como el tipo de vehículo, el entorno, la climatología… Los neumáticos de un 4×4 no serán los mismos que los de un turismo. Asimismo, no será igual circular por suelo urbano, donde daremos más frenazos y acelerones, que por campo o barro… El calor y el frío son otros de los criterios a tener en cuenta.

Tipo de vehículo y estilo de conducción

Antes de decantarnos por un tipo de neumático u otro, es aconsejable atender a ciertas variables ¿cuántos viajeros suelen viajar habitualmente?, ¿llevaré mucho equipaje? La capacidad de carga puede variar en estos casos. Asimismo, debemos tener en cuenta el estilo de conducción. Para una conducción deportiva, necesitaremos unos neumáticos resistentes y con elevado agarre y estabilidad.

Coche 4×4

Si tu vehículo es un 4×4, los neumáticos deberán tener gran capacidad de tracción para circular por diversos terrenos. Las necesidades serán totalmente diferentes que las de un turismo que suela viajar por ciudad, por ejemplo.

Coche todoterreno

Los neumáticos para coches todoterrenos son fáciles de identificar. La mayoría de ellos tienen en la banda de rodadura el siguiente código: A/T (All Terrain). Estos neumáticos están diseñados para soportar una importante carga y remolcar.

Coche deportivo

La conducción será bastante más agresiva en un coche deportivo, por lo que sus neumáticos deberán ser capaces de responder con la suficiente seguridad a las diversas situaciones. La adherencia, el agarre y la estabilidad serán los factores determinantes a la hora de elegir el mejor neumático para tu coche deportivo.

Coche clásico

Aunque su precio es más elevado, muchos fabricantes ofrecen neumáticos especiales para coches clásicos: neumáticos de talón, con letras serigrafiadas en relieve, de carcasa diagonal, con la banda lateral blanca tan de moda en los años 50… Con estos neumáticos vintage conservaremos la “personalidad” de nuestro coche clásico.

Según el entorno

Ciudad

En terrenos urbanos el consumo de combustible es mayor, por lo que los neumáticos de baja resistencia a la rozadura son bastante recomendables. Con la presencia de semáforos, peatones, ciclistas… frenamos y aceleramos con mayor frecuencia, por lo que los neumáticos de larga duración son una muy buena opción. Además, para mermar el riesgo de accidente es importante verificar que los neumáticos muestren buena respuesta al frenado.

Entorno interurbano

En autopistas, autovías y carreteras nacionales la seguridad de los neumáticos es de vital importancia, ya que la velocidad será mayor y los trayectos serán más largos. Para evitar el ruido y las vibraciones, opta por unos neumáticos de alto rendimiento y máximo confort. Estos deberán presentar la suficiente estabilidad y adherencia, además de ofrecer una adecuada distancia de frenado a altas velocidades y en suelos mojados.

Campo y barro

En suelos blandos con barro, el agarre es bastante menor, por lo que los mejores neumáticos en este tipo de superficies son los de tracción sólida. Estos neumáticos los llevan habitualmente los 4×4. No obstante, si vas a circular frecuentemente también por ciudad, estos no son nada recomendables, ya que son bastante ruidosos y de poco confort.

Según el clima

Neumáticos de verano

Los neumáticos de verano agarran bien en suelos húmedos y soportan adecuadamente las precipitaciones primaverales y de verano. Puedes usarlos durante todo el año si en tu región los inviernos son de clima suave sin nieve. Sin embargo, si la temperatura es inferior a cero grados, los neumáticos de verano pueden ser peligrosos, ya que no ofrecen el suficiente agarre.

Neumáticos de invierno

Por otro lado, los neumáticos de inviernos se recomiendan en zonas montañosas, con frecuentes nevadas y bajas temperaturas. Estos neumáticos tienen un caucho especial que permite que la rueda no se endurezca en condiciones climatológicas adversas invernales. Asimismo, en nevadas y heladas ofrecen muy buena tracción. Te recomendamos comprobar la profundidad del dibujo de la llanta, ya que en suelos mojados la distancia de frenado es mucho mayor.

Neumáticos para cualquier estación

Los neumáticos “all-season” funcionan muy bien en zonas con escasas nevadas e inviernos relativamente suaves.