06/08/2020 embrague

Cómo cuidar el embrague mientras conducimos

Cómo cuidar el embrague mientras conducimos

El embrague es la pieza que conecta mecánicamente el motor con la caja de transmisión, uno de los elementos esenciales de los coches manuales. Los conductores tendemos a presentar ciertos hábitos que pueden acabar por desgastar y afectar a la vida útil del embrague, pieza que se desgasta fácilmente debido a la fricción.

La reparación por avería del embrague suele ser de las más costosas, por ello te damos una serie de consejos para que cuides el embrague de tu vehículo, conduzcas de forma más segura y ahorres combustible:

No pises el embrague en los semáforos

Es algo muy habitual que los conductores dejen pisado el embrague cuando se paran en un semáforo o cuando hay mucho tráfico. Para cuidar el embrague, mientras esperas al arranque, suéltalo y pon siempre el punto muerto, colocando el pie en el reposapiés, ya que desgastarás el embrague si ejerces una pequeña presión en el pedal aunque esté desembragado.

Evita apoyar el pie en el pedal del embrague mientras conduces

Con el paso del tiempo, dejar apoyado el pie en el embrague mientras conducimos desgasta el collarín de embrague, siendo un hábito muy común. Para evitar que el embrague se averíe, aunque sea una presión ligera el embrague patinará y se desgastará, asique lo mejor será que dejes apoyado el pie izquierdo en el reposapiés.

Espera a que el motor coja su temperatura al subir las rampas

Antes de subir la rampa de tu garaje por ejemplo, espera a que el motor de tu vehículo coja temperatura para no tener que ir embragando y mantener las revoluciones y poder subir en primera; el embrague patinará si tratas de subir la rampa del garaje con el motor aún frío.

Cambia de marchas adecuadamente

Para alargar la vida útil del embrague de nuestro coche, cambia de marchas a las revoluciones adecuadas, cambiando con suavidad y evitando rudeza al acelerar o reducir. Es importante que cuando vayas a cambiar de marcha pises a fondo el pedal del embrague, de lo contrario escucharás como la caja de cambios te avisa de que no has permitido que el disco de embrague haga que la nueva marcha entre con el espacio necesario y dañarás la caja de cambios y con ello el embrague.

Evita frenar tu vehículo mediante la disminución de marchas

Aunque no sea tremendamente perjudicial para tu vehículo que frenes bajando las marchas, no es aconsejable, ya que lo ideal para ello es hacer uso de los frenos, mecanismo encargado del frenado. La amortiguación del disco de freno se desgastará si cambias las marchas de manera brusca.

 Ten cuidado cuando laves el motor o los bajos de tu coche

Cuando vayas a lavar el motor o los bajos de tu vehículo con una manguera presta atención de que el agua no penetre en el cárter del embrague a una elevada presión; si en el interior de este penetra cualquier residuo o humedad, estaríamos hablando de una posible avería que puede dañar de forma severa su funcionamiento.