07/07/2020 riada

Cómo actuar si te quedas atrapado en una riada

Cómo actuar si te quedas atrapado en una riada

Si un conductor va circulando por una vía ocupada por una riada y el vehículo queda atrapado en ella, y por lo tanto arrastrado, puede que no saber cómo actuar ante esta situación agrave las consecuencias.

En el momento en el que el vehículo comience a ser arrastrado por el agua, tanto conductor como pasajeros podrán verse expuestos al peligro de quedar atrapados bajo el agua por perder el conductor el control de la situación y del vehículo. Por ello, en este artículo te presentamos los pasos a seguir para mermar el peligro siguiendo las instrucciones de la  Dirección General de Protección Civil y Emergencias y el Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid y recomendando siempre mantener la calma de todos los ocupantes.

 

¿Qué factores influyen en que el vehículo sea arrastrado?

Cuando conductor y pasajeros quedan atrapados en el vehículo en que se estuviera viajando en una corriente de agua  aunque se hubieren tomado precauciones de manera previa, llegados a esta situación el conductor perderá el control del coche poniendo en peligro su vida y la del resto de viajantes.

A pesar de que si el vehículo llega a quedarse atrapado en un cauce anegado se perderá el control de manera inevitable, existen una serie de factores que pueden agravar la situación, los cuales son:

  • Siendo el peso del vehículo el factor más influyente, se ganará estabilidad de forma notable si los pasajeros desalojan el vehículo
  • El riesgo a la inundación del vehículo aumentará cuanto de menor altura sean los bajos del coche
  • Otros factores son la velocidad con la que avanza la corriente de agua, así como la profundidad del cauce en el que hayamos quedado atrapados
  • Tendremos más posibilidades de ser arrastrados a mayor inclinación del terreno, pues esto supondrá una mayor velocidad de la corriente y una menor adherencia del vehículo

¿Qué hacer ante la presencia de una riada?

  • Antes de comenzar el viaje…

Antes de emprender un viaje la primera recomendación será consultar las predicciones meteorológicas, y si se anuncian fuertes tormentas y lluvias, optar por las vías que presenten menos riesgos.

Si a pesar de la anterior precaución, encuentras en un punto de tu trayecto una corriente de agua, no intentes atravesarlo aunque conozcas la zona, pues no conocerás si el arrastre de materiales ha hecho el cauce más profundo; lo mejor será buscar un nuevo camino

  • Si tu vehículo comienza a ser arrastrado por la riada…

En el caso de quedar atrapado por la corriente y que el vehículo comience a flotar, deberán abandonarlo todos los pasajeros inmediatamente y, manteniendo la calma, avisar a los servicios de emergencia, cuyo número de teléfono recordamos que es el 112.

De manera sucesiva, te presentamos los lugares por los que deberás abandonar el vehículo:

  1. La mejor opción será salir del vehículo por las ventanillas para así evitar mojarnos, si nos es imposible bajarlas, intenta hacer palanca por el hueco del cristal con algún objeto largo para romperla. Una vez se haya abandonado el coche, mantente en el techo, no en el capó, pues este es un lugar menos seguro
  2. Abre la puerta en el sentido de la corriente para poder salir si no es posible hacerlo por las ventanillas. Aclaramos que solo podrás abrir la puerta cuando la presión del interior del habitáculo y del exterior se encuentren igualadas. Si de manera inevitable quedas atrapado en el interior del coche, en la parte superior dispones para respirar de una bolsa de aire.
  3. Salir por el parabrisas representa la opción más peligrosa para salir del habitáculo, de hecho, los especialistas no contemplan dicha opción, ya que, debido al peso del motor, el coche puede quedar orientado al sentido de donde viene el agua y quitando el parabrisas aumenta el riesgo de que nos ahoguemos por entrar el agua inmediatamente.

Por último, presentamos la permanencia en el techo del vehículo como el lugar más alto y  en el que estaremos más seguros del agua y más al alcance de los equipos de rescate. Por otro lado, evite nadar por la corriente siempre que sea posible.