embargo coche

Coche con embargo: ¿Me pueden embargar el coche? ¿Podría circular con él?

Coche con embargo: ¿Me pueden embargar el coche? ¿Podría circular con él?

Un coche con embargo es un bien retenido a causa del impago de una deuda por parte del titular. En este caso, nos podrían embargar el coche como garantía de pago a nuestro acreedor.

La posibilidad de que nos embarguen nuestro vehículo es más habitual de lo que se suele pensar. Por algo tan sencillo como el impago de una multa, si tratan de cobrarla de nuestra cuenta bancaria o el saldo es insuficiente, podrían proceder al embargo de nuestro coche.

 

¿Cuándo me pueden embargar el coche?

Distinguimos entre los dos siguientes supuestos de embargo de coche: cuando lo ordena un juez o por una deuda administrativa.

Embargo de coche por decisión judicial

Si un juez ordena el embargo a causa de una deuda, el deudor deberá responder con sus bienes presentes y futuros hasta que esta prescriba.

Siguiendo la ley de enjuiciamiento civil, este es el orden de prelación de embargo:

  1. Cuentas bancarias y dinero en efectivo
  2. Activos financieros: acciones, letras de cambio, fondos de inversión…
  3. Bienes muebles: coche, moto…
  4. Bienes inmuebles: vivienda…
  5. Salario (no más salario mínimo interprofesional)

Embargo de coche por deuda administrativa

Por otro lado, será la propia Administración quien ordene el embargo si se trata de una deuda administrativa, sin necesidad de intervención judicial, por ejemplo por el impago de una multa de tráfico. El orden de prelación de embargo es similar al anterior caso; no obstante, la Administración intentará ir antes contra otros bienes que contra el coche dadas las complicaciones que ello supone, como deber guardarlo en un depósito hasta subasta.

 

¿Cómo funciona el embargo de un vehículo?

Después de la comunicación de embargo, se ordenará el precinto del vehículo, proceso que puede alargarse un tiempo. Mientras, el titular puede continuar haciendo uso del vehículo hasta que pase al comprador que lo adquiera por subasta. Hasta que eso ocurra, el dueño deberá seguir haciéndose cargo del pago del seguro, multas e impuestos.

Una vez el vehículo haya sido precintado, irá a un depósito, en el que permanecerá un determinado plazo de tiempo hasta que el titular lo recupere pagando su deuda. Si trascurrido ese tiempo no existe reclamación,  el vehículo se subastará y se pagará la deuda con el dinero recaudado.

 

¿Puedo circular con mi coche si me lo han embargado?

Por normal general, se puede circular con un coche embargado, siempre que no se haya dispuesto lo contrario y tenga todos los papeles y permisos en regla. No obstante, si la policía ha precintado el vehículo, o un juez lo ha ordenado, no será posible la circulación. Si es el caso, el vehículo irá a un depositario y el titular tendrá prohibido el acceso al mismo.

 

¿Puedo vender mi coche si me lo han embargado?

Al igual que en el supuesto anterior, es posible vender nuestro coche aunque haya sido embargado si no ha sido precintado. Aunque podríamos cancelar el embargo si abonamos la deuda, en caso de sospecha de que la compraventa del vehículo se realiza para evitar el pago, se podría incurrir en un delito de alzamiento de bienes o fraude.

Si vendemos el coche embargado, debemos comunicarle al tercero dicha situación. Es por ello que siempre que compremos un coche de segunda mano resulta bastante conveniente solicitar el informe de un vehículo para conocer sus posibles cargas.